La compañía de hoy guarda cierta similitud con Sin Rostro, y es que, a pesar de que no es demasiado grande (menos de 1.000 millones de euros, al cambio), realiza tal cantidad de adquisiciones de pequeño tamaño, operando en un sector altamente fragmentado, que me recuerda a ese personaje.