¿Qué son las small caps?

 

Las small caps, también conocidas como microcaps, son compañías cotizadas de menor tamaño que el promedio del mercado.

Aunque suelen considerarse small caps aquellas que tienen una capitalización bursátil inferior a 1.000 millones de euros, lo cierto es que esta magnitud hace referencia al valor que le asigna el mercado, que en muchas ocasiones no tiene por qué coincidir con el tamaño real de la empresa.

Por ello, las magnitudes más importantes que definen el tamaño de una compañía son las ventas, el activo y el número de trabajadores.

Suelen ser empresas bastante estigmatizadas, considerándose de alto riesgo, por su pequeño tamaño. De todos modos, si seleccionamos las empresas correctas, en su gran mayoría suelen ofrecer una rentabilidad mucho mayor que el resto del mercado, mucho más maduro que las pequeñas compañías.

De todos modos, te contaré algunas cosas sobre las small caps:

 

Primero. Las mejores compañías del mundo algún día fueron microcaps.

Sí, Amazon no nació siendo una compañía de un trillón de dólares.

Al principio, Amazon era una microcap.

 

Segundo. En microvalue trataremos de seleccionar las mejores microcaps del planeta.

Las malas, no. Las mejores.

Sea donde sea. No importa el sector. No importa el país.

 

La razón por la que las microcaps han ido mejor que las big caps es muy sencilla.

Cuando un negocio crece en términos absolutos, cuanto más pequeñas sean las cifras, mayor será el crecimiento en términos relativos.

Me explico.

Aunque no lo parezca, el negocio que crece de 1 a 2, crece mucho más que el que lo hace de 15 a 20.

En términos absolutos no. El primero crece 1 unidad y el segundo 5 unidades.

En términos relativos sí. El primero crece un 100%, mientras que el segundo crece sólo un 25%.

Fácil, ¿no? Es matemática pura. No admite demasiada discusión.

 

Además, las microcaps negocian menos acciones en el mercado. Son más ilíquidas.

Este aspecto aleja a gran parte del mercado y sólo deja lugar para el inversor particular.

Algo que la mayoría de la gente ve como algo peligroso y arriesgado, el inversor inteligente detecta oportunidades.

 

Ya no compites frente a Warren Buffett, ni frente a BlackRock.

En Alphabet sí lo haces. Día tras día.

Imagínate competir con los chicos más guapos y simpáticos del planeta por la chica que te gusta.

Imagínate competir con las chicas más guapas y simpáticas del planeta por el chico que te gusta.

No sé a ti, pero a mí la competencia no me gusta. Me incentiva, pero no me gusta.

En las microcaps no tienes competencia.

Ni siquiera tienes a analistas siguiendo las compañías.

Nadie la entiende ni invierte esfuerzos en hacerlo.

¿Para qué? Sólo es una microcap.

Cuando capitalice miles de millones, ahí es cuando empezará a entrar la competencia.

Sé un inversor inteligente: no esperes a la competencia.

Toda esa ausencia de accionistas que saben mucho más que tú y que yo, y de cobertura de analistas, hace que las microcaps sean desconocidas. Y esto genera ineficiencias.

Ineficiencias de todo tipo, pero sobre todo de precio.

 

En resumen, así es cómo se gestan las multi-baggers (compañías que multiplican varias veces su cotización):

1) A través del crecimiento relativo de sus ventas (recuerda, crecer de 1 a 2 es mucho más que hacerlo de 15 a 20).

2) A través de la expansión de sus márgenes (al ganar tamaño, se generan multitud de sinergias y se diluyen costes).

3) A través de la expansión de su múltiplo (al llegar nuevos inversores y empezar a ser cubierta por analistas).

Todo ello se consigue cuando pasas de pequeño a mediano. De mediano a grande.

Tampoco es que admita mucha discusión.

 

 

¿Qué son las small caps?

 

Invertir en small caps se hace del mismo modo que en las grandes compañías: a través del broker o tu banco de referencia.

SI quieres formarte y aprender a invertir en el mundo de las small caps, anímate a registrarte en microvalue, el rincón del inversor particular.


DISCLAIMER. Toda la información ofrecida en el presente documento tiene un carácter meramente formativo y no representa una recomendación de compra (artículo 63 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, y en el artículo 5.1 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero). Microvalue no se responsabiliza del uso que se haga de esta información. Antes de invertir en una cuenta real, es necesario tener toda la formación adecuada o delegar la tarea en un profesional debidamente autorizado para ello.