Esto sólo acaba de empezar. La inversión es una maratón, y como tal prima la resistencia por encima de todo lo demás. A lo largo del recorrido, serán muchos los movimientos que se realicen en la cartera. Entrarán compañías con un enorme potencial de revalorización, y saldrán otras cuando se estreche su margen de seguridad, bien porque su precio haya subido, o bien porque el negocio se deteriore.