Filosofía de inversión

Desconozco si mi filosofía de inversión se encasilla en el value, growth, análisis fundamental o una mezcla de todas. Lo cierto es que no lo sé.

Lo que sí sé es cómo NO entiendo la inversión:

  • NO es sencilla. Es un proceso que lleva toda la vida, y que probablemente nunca termina.
  • NO es un camino fácil. Encontrarás dificultades, cometerás errores. Las piedras se convertirán en inseparables compañeras de viaje.
  • NO te harás rico rápido, aunque si reúnes la constancia y paciencia necesarias, en el futuro podrás llegar a vivir de la Bolsa.
  • NO me fijo en la evolución ni en la tendencia del precio. Alguna vez funcionará, pero no acertarás de manera recurrente.
  • NO te fíes de nadie que no admita que se equivoca. Todos lo hacemos.
  • NO invierto en malos negocios, a no ser que el precio sea de derribo. Prefiero buenos negocios con ventajas competitivas sostenibles en el tiempo.
  • NO dejes que personas que no contratarías para tu propia empresa gestionen las compañías de tu cartera. No pongas tu dinero en manos de quien no confías.
  • NO me gusta la deuda. Trato de invertir sólo en compañías con balances saneados.
  • NO me gustan las compañías que no son capaces de reinvertir sus beneficios en expandirse a otros mercados o adquirir competidores.
  • NO inviertes sólo para ser accionista de buenos negocios, sino para ganar dinero. Es vital pagar un precio inferior al valor intrínseco, actual o futuro. Es lo que llamamos margen de seguridad.

Aplicando estos principios de manera rigurosa, constante y metódica, estoy convencido que podrás batir al mercado. O mejor dicho, podrás batir a tus propias expectativas.

Si quieres saber más sobre mi filosofía de inversión, te recomiendo que les eches un vistazo a mis cartas semestrales que publico en la sección Mi cartera.


startup-593327_1920