Carta anual 2020

Photo by Negative Space on Pexels.com

Un año único

Ni el escritor de historias más retorcido hubiera labrado una como la de 2020. Comenzó con la caída bursátil más virulenta de la historia, con un horizonte desolador. La incertidumbre invadía todos los espacios. El económico, el social, el político, el sanitario. Todos. Nadie sabía con certeza lo que había que hacer. Incluso los mejores gestores del planeta, habituados a lidiar con todo tipo de crisis, jamás se habían enfrentado a algo igual. Warren Buffett era de pronto tan novato como tú o como yo. Por otra parte, un buen estómago se convertiría en algo vital. El “sé avaricioso cuando los demás tengan miedo” fue tan importante como nunca, pero incluso el autor de la célebre cita parecía no haberla aplicado a pies juntillas.

Y entonces sucedió. Los bancos centrales entraron en escena, inundando de liquidez una economía global en estado catatónico. Las valoraciones, que en muchas compañías de calidad llegaron a ser ridículas en los momentos de mayor pánico, recuperaron su grado de normalidad. Incluso en muchos casos se produjeron sobrevaloraciones absurdas, con una crisis económica que todavía no había comenzado a dar sus primeros coletazos.

El inversor medio había pasado por alto un detalle. Los mercados bursátiles no son el barómetro económico de la calle, ni el termómetro del mundo. En los mercados se descuentan expectativas, una recuperación futura que tardaría en llegar más o menos tiempo. Pero lo haría, de eso podíamos estar todos seguros. Una vez llegase la vacuna y la población se inmunizara, el repunte de consumo sería brutal. Y con ello, el círculo virtuoso: volverán los beneficios, regresará la calma y aumentará el optimismo. Y entonces la Bolsa comenzará a bajar y, de nuevo, volveremos a preguntarnos qué demonios está pasando.


Si quieres continuar leyendo el resto del contenido, incluida la cartera de microvalue a cierre del 2020, suscríbete a la web, ya que el acceso sólo está habilitado para los que se suscriban a microvalue:

Una vez te hayas suscrito, empieza a disfrutar de todas las ventajas de suscribirse a microvalue:


DISCLAIMER. Toda la información ofrecida en el presente documento tiene un carácter meramente formativo y no representa una recomendación de compra (artículo 63 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, y en el artículo 5.1 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero). Microvalue no se responsabiliza del uso que se haga de esta información. Antes de invertir en una cuenta real, es necesario tener toda la formación adecuada o delegar la tarea en un profesional debidamente autorizado para ello.